Ven salúdame...
No importa que yo te ame.
Te recibiré como una amiga, 
atenta en todo sobre ti. 

 Aunque me muerda los labios
y de ellos brote la sangre,
contendré mis palabras,
pese a que mi alma se desgarre. 

 Así mi corazón se sienta vacio
y por dentro me esté muriendo,
no te diré que mi corazón te ama.

Escríbeme, quisiera saber de ti.
Leer tus líneas de expreción escritas,
que significan tanto para mi. 

 Quisiera ver tus rasgos en tus letras,
que me hagas hervir mi sangre
tú no te darás cuenta,
disfrutarás de mi compañía. 

 Te diré que mi amistad es sencilla,
te deleitaré a plenitud,
porque lo más preciado para mi,
es tu valorable existencia.

Salúdame, háblame, no temas.
Ven con prontitud, pero ven.
Aunque fui para ti un instante
y tus sentimientos no sean míos. 

Aquí tendrás una amiga constante,
muda que no abrirá los labios,
para decirte lo que siente.

Así mi corazón esté agonizando
No sabrás que yo todavía,
en silencio te sigo amando...

Por:  Karinoza45
© 2001 Derechos Reservados
Agosto 13, 2001
 


 








Escribe el E-mail de tu amigo












Página Actualizada
 6-9-18



Página creada y escrita por Karinoza45
© 2001 Derechos reservados
08/13/01





free hit counter
free hit counter