Después de dedicarte parte de mi vida, 
por tus malditos vicios tuve que dejarte.
Sabías bien que me estabas perdiendo,
aún así continuabas sediento bebiendo,
desafiándome preferiste el vicio del licor.
Tu indiferencia apuñaló fuerte mi corazón.

Cuando me alejé de tu amor,
seguido me soñaba perdida.
 Caía gritando en un abismo sin fin,
despertaba asustada, desvelada lloraba,
no podia vivír sin ti.
Me encontraba sóla, casi enloquecia,
sentía a veces que moría.

Pensaste que sin ti mi mundo se cerraría,
y que un día arrepentida te buscaría.
Creíste que te seguiría amando siempre,
confiaste demasiado, de ti me desterré.
Fué tanto el daño, no quise volver,
el tiempo transcurrió y tú sin mi querer.
  

¿Cómo fué que de tanto que te amé,
ahora ya no me acuerdo de ti?
Mis sentimientos obviamente han cambiado.
Algo diferente se transformó dentro de mi.
Cierto, sufri al arrancarme de tu lado,
curé las profundas heridas, han cicatrizado.
Alegres fragancias despide hoy mi vida.

Tú sigues igual, nada has cambiado,
todos los días estás embriagado.
El licor es tu dolor, y tu compañero,
perderme fué lo que un día elegiste.
Por años el perfume de mi amor oliste,
por el sabor del alcohol mis sueños destruiste.

Mis días ahora como nunca los disfruto,
la noche alegra mi alma con su nueva esencia.
Pasa por mi mente la película del pasado,
hago de mi vida un largo recorrido,
contigo rotundamente he fracasado.
Me arrepiento de tantos años perdidos...

Autora:  Karinoza45
© 2001 Derechos Reservados
Febrero 10, 2001




 






Escribe el E-mail de tu amigo







Página
revisada, Octubre 7, 2008

Página creada escrita por Karinoza45
© 2001-2003 Derechos Reservados
Por los autores que compone
ésta página.
Agosto 30, 2003










html counter