¿Cómo iba yo a saber
que tus palabras no eran sinceras?
Me creí de tus engaños y mentiras,
de verdad no sabía que finjías.
Inevitable fué caer en tus brazos.
Así fué que de ti me enamoré,
ignoraba que tanto me iba a doler.

Como un niño con su nuevo juguete,
con mis sentimientos jugaste.
Llegaste a mi vida demasiado rápido,
como un inesperado torbellino,
se lleva lo que arrastra por su camino.
Dejando amargos sabores por lo perdido.

Conseguiste de mí lo que querías,
Te enfadó mi amor fiel y sincero.
Un hermoso sentimiento que tú no veías,
no sentías, menos correspondías,
aunque te dijera mucho te quiero.
 Tu  juguete fuí, conmigo te divertías.
Sólo complací tu hambriento deseo. 

Pronto preparaste tu huída.
 te has ido...
Que fácil acabó el juego
Dejaste mi vida destruída,
el corazón sangrando, roto muy herido,
el alma obscura, fría y vacía.
Pobre juguete quedó muerto en vida...

Autora:  Karinoza45
© 2003 Derechos Reservados
Julio 10, 2003











Escribe el E-mail de tu amigo




Página actualizada, Abril  9, 2018 



Página creada,  escrita por Karinoza45
© 2003 Derechps Reservados
Por los autores que compone ésta página
Julio 14, 2003








free hit counter
free hit counter