A sólas sentada sobre la arena,
con el suspiro de una primavera
pienso lindas cosas de tí.
Me aliento al admirar el mar,
que es bello e inmenso 
como lo es mi amor por tí,
lijero profundo y sin medidas

Las olas refrescantes del mar,
interrumpen mi pensamiento,
me vuelven a la realidad.,
me recuerda tanto a tí,
con tu frescor que me renueva,
con tu brisa que mi piel acaricia,
tú aire cuando respiras,
lentamente sobre mi cuerpo,
y en mi pelo se desliza 
con exquisita delicia

Cuando pienso en tí,
me pregunto si tú estarás allá,
en la lejanía del mar,
donde mansas se ven sus aguas.
al otro lado del mar.
Si nos mojan las mismas aguas,
si al ver el mar callado,
de mi te has acordado.

El mar siempre me decia,
que no te dejara ir.
Una mañana desperté,
partiste sin mi tu largo viaje.
Mis sueños se derrumbaron,
Mis días se volvieron oscuros
Me quedé sin tú luz
Me sentí sin vida.

Al caminar por la orilla del mar
Le pregunté a mis olas,
que cuando volverías.
No me respondía...
El mar seguía callado.
Que agonía sentía...

Las olas me cubrieron,
abrazándome tiernamente,
Mojadas me consolaban,
mis lágrimas se confundian, 
con sus aguas saladas,
ellas tambien lloraban...

En la orilla del mar,
junto a las rocas te conocí.
Aunque otros mares nos separen,
aquí mismo te esperaré,
hasta que un día vuelvas,
por éstos mismos lugares.

Te diré que extrañ
andote me quedé
esperando tu inesperado regreso,
para saber algún día de tí,
y volverte a respirar,
disfrutar el encanto,
la fragancia del agua y del aire,
que el Mar y Tú antes me brindaron....

Por:  Karinoza45
© 2001 Derechos Reservados
Junio 2001













 


Escribe el E-mail de tu amigo




Página actualizada;  Octubre 26, 2018





Página creada y escrita por Karinoza45
© 2001 Derechos Reservados
09/218/15






 

free hit counter
free hit counter